Es curioso. Hace ya bastante tiempo que tengo este blog montado. Más de ocho años hace ya cuando conseguí por pura suerte este nombre de dominio y monté la primera versión del mismo. Mucho ha ido cambiando todo desde entonces. En un principio, me pareció una buena idea usarlo para incluir toda aquella información que pudiera resultar interesante, para mi mismo o para las personas de mi entorno. Tenían cabida aquí temas como apuntes sobre programación, videos o, incluso, hasta un chiste o viñeta que me hiciera gracia. Nunca ha habido criterio alguno a la hora de publicar. No era un blog temático, desde luego, y no creo que nunca lo sea. Simplemente publicaba lo que me parecía y cuando me parecía.

He tenido distintas épocas durante estos años. Algunas más ocupadas y otras menos. Es gracioso echar un vistazo atrás y ver lo que publicaba hace años. Han pasado muchas cosas desde que empecé. He pasado por varios trabajos, por varias ciudades, me he casado, me he lanzado a montar mi propia empresa. Llegó un momento en que me interesé bastante por la fotografía, y también se nota en los posts en el blog sobre el tema.

Durante el último año prácticamente no he escrito nada. Supongo que es un tema de rachas. Hay veces que no hay nada que contar, o simplemente no apetece. En el caso de un blog personal ¿qué problema hay? Tengo claro que si no me apetece ponerme a escribir no tiene sentido ninguno hacerlo. Así que ahí quedó a la deriva durante bastantes meses. Parte de culpa también la tienen las “nuevas” redes sociales como twitter, facebook, pinterest, instagram… Para hacer llegar una nota de prensa, una tira cómica o un video a los más cercanos, nos basta y nos sobra con ellas.

Y, sin embargo, periódicamente me acuerdo de mi blog. De hecho, durante las últimas semanas me han venido a la cabeza varios temas sobre cosas que me han pasado y, de manera automática, he pensado en el blog como plataforma para publicarlos o comentarlos. ¿Será el momento de volver a acostumbrarme a escribir de vez en cuando? No lo se, pero puedo volver a intentar robar un poco de tiempo a los quehaceres diarios para incluir alguna entrada nueva. Si consigo acostumbrarme, me veréis más por aquí. Y si no… quizás sea otro año ;-)

¡Saludos al que pueda tenerme en un rinconcillo de su lector rss desde hace tiempo!