Hace tiempo probé un nuevo servicio web que permitía editar fotos online. Se trata de Picnik. Me llamó la atención pero ahí quedó la cosa, no le di ningún uso. Hoy lo redescubro a través de Flickr gracias a que lo han integrado y basta pulsar el botón de “editar” en alguna de las fotos para entrar en modo Picnik. Eso sí, necesitaremos tener instalado flash a nuestra máquina. En mi caso ha funcionado perfectamente tanto en Windows como en Linux.

El software es impresionante. Funciona bastante rápido y tiene un montón de opciones. La única pega que le encuentro es que para desbloquear muchas de las opciones (premium) haya que registrarse al “módico” precio de 24.95 dólares al año. No es demasiado caro, pero es que cuesta lo mismo que la cuenta Pro de Flickr. Sincéramente, lo veo como algo accesorio, ya que todo lo que se puede hacer con Picnik se puede hacer igualmente con Gimp en local y sin limitaciones de ningún tipo. Quizás si fuera algo más barato o fuera a sacarle más rendimiento…

La foto que quería editar me llegó en un correo electrónico. ¿A que mola? :-)

Tortuga