Desde que me he enterado que Tarja ha sacado un nuevo disco, lo he localizado en mininova y ha terminado de descargar los 108 megas que ocupa han pasado unos 15 minutos. ¿Quien puede competir contra eso? Ahora, siempre que el disco merezca la pena, pasaré por caja el día que el precio me parezca proporcionado. Si no, no me la van a colar por una o dos canciones aprovechables que pueda tener. Y, por supuesto, si algún día decide pasarse Tarja a menos de digamos… 300 kilómetros de aquí, no tendré reparos en pagar religiosamente mi entrada para ver un buen espectáculo. ¡Como cambian las cosas!