El éxito que tuvo el martes la cita sobre el microprocesador, me ha hecho recordar todo un clásico:

Un abogado y un informático trabajan básicamente en lo mismo. Ambos se dedican a buscar fallos en el código.