link-condom

Este fin de semana he estado entretenido. He instalado algún que otro plugin, como el de comentaristas más activos, copiando descaradamente a los “Halones Disparados” (¡gracias públicas Camarada!).

Entre plugin y plugin, hay uno que arrastra historia y polémica. ¿Alguien en la sala conoce lo que significa e implica el atributo “nofollow” de los enlaces?. Hace unos años, Google presentó oficialmente una especificación no estándar para los links de nuestras webs. Básicamente se trata de añadir un atributo rel=”nofollow” a los enlaces externos. Estos enlaces no se computarán a la hora de calcular el pagerank de cada página.

La justificación barajada por aquel entonces, y bastante equivocada desde mi punto de vista, fue el control del spam que empezaba a proliferar por los blogs. Según los chicos de Google, todo enlace que pueda escribir alguien que no sea el dueño de la página debe llevar consabida etiqueta para que su araña no lo compute. Aunque en principio parezca tener sentido, no ha conseguido solucionar el tema del spam. Es más, con tal de llevar la contraria, este se ha ido multiplicando durante estos años, sin que el atributo nofollow tenga efecto alguno. ¿Por qué?

La causa fundamental ha sido que a los spammers les da igual tener un pagerank alto en sus páginas. La idea es publicar el enlace en cuantos más sitios mejor, para que el incauto navegante pique. Los enlaces con nofollow, por tanto, siguen cumpliendo la función maligna por la que fueron introducidos. ¿Quien detiene el spam entonces? En mi caso lo tengo claro: Akismet.

Y bien, si el nofollow no soluciona el tema del spam, ¿qué utilidad tiene? Pues desde mi punto de vista, que un comentarista habitual de tu página no se lleve el mínimo reconocimiento que significa estar enlazado desde tu página. ¿Y el precio a pagar por desactivar el nofollow? En mi caso, poca cosa. Como mucho podemos plantearnos algún troll que aproveche para dejar un comentario del estilo “Estoy de acuerdo” de cara a dejar su enlace colocadito. Si es un tipo pesado, se le dice a Akismet que se quede con su cara y listo. ¿Alguna otra implicación negativa? No se me ocurre otra más que la hipotética penalización de Google por tener demasiados enlaces. Eso el tiempo lo dirá, porque desde hace un par de días ¡todos los enlaces de esta página tienen retirada la etiqueta nofollow!

Para conseguir esto, he instalado el plugin WordPress. Efectivamente, la mayoría de los gestores de contenido a día de hoy han implementado el nofollow por defecto y hay que complicarse un mínimo la existencia para quitarlo. Vaya sorpresa, ¿verdad?

Por último, os dejo un artículo de un tipo listo, Loren Baker, que escribe mucho mejor que yo y se explica de maravilla (en inglés, eso sí): 13 Reasons Why No Follow Tags Suck. Más claro agua.

[Enlaces]

  • Explicación de nofollow en la Wikipedia (que precisamente ha incluido el nofollow en todos sus enlaces externos)
  • Especificación de la etiqueta en Microformats. Me hacen especial gracia las dos últimas anotaciones:
    • Efficacy. nofollow will not affect spamming behavior.
    • Collateral Damage. If tools automatically add nofollow to all 3rd party links, then many legitimate non-spam links will be ignored or given reduced weight, and thus the destination of such links will be unfortunate casualties.