Este fin de semana pasado he reinstalado la versión de Ubuntu que tenía en mi máquina. Hacía relativamente poco que actualicé a Feisty, pero como por fin tengo algo de tiempo ¿como podía resistirme a la tentación?

Parece que esta versión es todavía más amigable. Me ha llamado bastante la atención que si abres un reproductor (de video o audio) y te faltan los codecs para reproducir el contenido que desees, automáticamente el sistema te sugiere que puede instalarlo por tí. Esto deja al clásico Automatix algo obsoleto.

Toda la instalación fue como la seda hasta que me di cuenta que solo llegaba a un máximo de 100 kb’s de bajada con la wifi. Mi línea es de 3 megas, por lo que llegar a los 300 kb’s actualizando desde los repositorios o bajando un kernel suele ser bastante habitual. Buscando un poco me di cuenta que el problema es debido a los controladores que trae por defecto Gutsy para mi tarjeta (una Conceptronics C54Ri). La solución pasaba por descargar directamente del repositorio de los creadores del módulo rt2500 tal y como se indica en algún que otro tutorial.

Tras probar esto y sustituir el controlador, el wifi se conectaba pero la calidad de la señal se quedaba a 0% y no podía hacerle ni un triste ping al route. En este punto es cuando empecé a darme cabezazos contra el teclado (casi un día y medio). Al final la solución pasó por realizar el mismo procedimiento indicado en los tutoriales pero, en vez de utilizar la versión del cvs de serialmonkey, descargar los fuentes que vienen con Ubuntu.

Hacemos:

$ apt-get install rt2500-source
$ cd /usr/src
$ tar xvjf rt2500.tar.bz2
$ cd modules
$ make
$ make install

Y con esto, y el par de pasos más que aparecen en los tutoriales, volvemos a tener la wifi a su velocidad correcta.

En cuanto a la distribución, me gusta especialmente la integración con compiz. El escritorio queda espectacular. La lástima es que parece que la integración no está tan bien conseguida con kde (al final instalé una kubuntu), así que de momento no tengo compiz funcionando, pero todo se andará.