WiFi Logo

Querido parásito:

Ya se que estás veraneando aquí y que no te merece la pena contratar ADSL. Tampoco tienes una conexión GPRS de la que puedas hacer uso. Lo que sí que te has traido es el portátil esperando que algún vecino “por descuido” tenga el Wi-Fi abierto. Imagino tu cara de triunfo el día que llegaste y viste mi pequeña red.

Tras un pequeño revés al comprobar que tenía activada la seguridad WEP, decidiste que aún así se podía obtener fácilmente la contraseña. Y así fue. Y el dueño de la línea se dio cuenta. Pero decidió que estaba bien. ¿Qué mal podría hacer que alguien visitara alguna web y viera algún correo con mi línea? Además, alguien capaz de conectarse de esta forma bien merecía un voto de confianza, ¿verdad?

Pero te pasaste de la raya. ¿Por qué me tumbas mi conexión conectando el emule, ares y demás programas? Que sí, que estaría muy bien bajarte una película para ver en tus vacaciones, pero eso se piensa antes de salir de casa. Te tiras un mes descargando películas y luego las disfrutas en tus vacaciones. No es tan difícil. Pero no. Cada vez querías más. Y mi conexión se resentía. Y mi red iba dando tumbos y con ella mi paciencia.

Lamento poner fin de forma tan drástica a nuestra “relación”. Pero he activado la lista de acceso por MAC en el router. La muerte del anfitrion provoca la muerte del parásito. No tenías que haber llegado a estos extremos.

Ahora mi conexión vuelve a volar… :-)