Esta mañana estaba la conexión a internet reiniciándose cada cierto tiempo, con las consiguientes molestias porque la mayoría de nuestro software accede a los servidores de aplicaciones y de datos remotamente. He aquí la conversación por messenger con uno de mis queridos usuarios (usuaria para ser más concretos):

Lolo dice: ¿sabes qué es?
Lolo dice: telefónica
Usuaria dice: vaya
Lolo dice: porque el teléfono e internet van por sitios distintos
Lolo dice: y se están cortando los dos
Lolo dice: así que es cosa de nuestros amigos de telefónica
Usuaria dice: que bien os viene a los informaticos telefonica .
Lolo dice: jajajajaja
Lolo dice: sí
Lolo dice: entre telefónica y microsoft
Lolo dice: tenemos la mitad del trabajo hecho
Usuaria dice: pues eso creo yo

Demoledor. Y la verdad es que tiene parte de razón. La diferencia está en la especificación de relación causa/efecto y si esta está perfectamente justificada. Muchas veces se utiliza con demasiada ligereza la expresión de “¡Bah! Eso es el windows, que es una porquería”. No niego que la mayoría de las veces lo digamos con razón. Pero tambien se dice en otras tantas ocasiones para sacudirse de enmedio al pesado de turno, que sabes a ciencia cierta que va a poner la neurona en piloto automático al primer atisbo de explicación técnica.