Todo friki que se precie tiene unas necesidades de almacenamiento importantes. Al igual que sufrimos un principio de “síndrome de diógenes” con lo material (libros, gadgets y muñecos principalmente), tendemos a descargar y consumir una importante cantidad de bits. Millones y millones de ceros y unos que hay que ir colocando ordenadamente en alguna parte.

Me estaba quedando sin DVD’s y ayer me dio por hacer la prueba de pedirlos a través de la web. A las 9:57 tengo el correo electrónico indicando que se había recibido el pedido. ¡A las 10:50 recibo otro email indicando que el envío ya se ha realizado! Hoy a las 10:22 me llama un tipo de SEUR diciendo que está en la puerta de casa. Como estaba trabajando, me lo ha traido a primera hora de la tarde a la oficina. ¡Increible! Así sí que da gusto comprar por internet. Además contra-reembolso y todo :-)

Precisamente hoy, he visto esta entrada en Mangas Verdes, junto con esta otra noticia de 20 minutos. De 2,02 millones que ingresó la SGAE el año 1999, ha pasado a ingresar 23,6 en el año 2005. Da que pensar, ¿verdad?

Lo único que me falta ahora en el escritorio es este dispensador de CD/DVD. Habrá que intentar conseguir alguno para engordar la lista de cacharros ¿inútiles? (ver anotación sobre el síndrome de diógenes más arriba).