Lástima que al final sea la televisión estatal la que decide en último término el ¿representante? de nuestro país en Eurovisión. Por mucho que traten de maquillarlo con votaciones y demás, nunca podremos estar convencidos de que realmente se adopte la preferencia de la mayoría. Al menos podríamos intentar hacer algo de ruido, ¿no?

Os presento el mejor candidato de la historia española para Eurovisión. ¡Marlo, Claudio y el Loco de las Coles a Eurovisión!