El sábado fue. Si, el sábado. Y me llevaron. Y me resistí, pero me llevaron… ¡que le vamos a hacer!

Con todo el montaje que conlleva un espectáculo de estos, y como cambia la cosa por los cuatro tipos que estén encima del escenario, ¿verdad? Puedes pasar de pasártelo en grande y desear que no acabe nunca a aburrirte como una ostra y entonar el “Me abuuuurrrrooooooooo” de Hommer Simpson.

Y es que todos los grupos de hoy en día me suenan igual. Parece que la música en españa se reduce a unos 10 productores, que cogen a una cara bonita (normalmente de operación triunfo, así no se tienen que comer el coco con los castings) y les hacen un disco enlatado y de fácil digestión. Esta tendencia tambien se aprecia en el mercado internacional, pero en nuestro pais ya es increible. Al final, en la cúspide de la creación musical de este pais (al menos del circuito comercial) no debe haber muchos más de los 10 productores que comentaba antes.

Con esto no quiero decir que no pueda ser considerada buena música. Sin duda se nota que tienen (casi) todos una producción muy currada, incluso, dependiendo del grupo, las clases de canto en una voz ya de por sí portentosa son patentes. ¡Pero no me hace tilín! No me dice nada. Todos los grupos son demasiado parecidos.

Como perlas de la noche:

  • Las pantallas gigantes mostraban los mensajes que mandaba la gente en forma de SMS a precio de oro. Además no dejaban de repetir que entre todos los mensajes recibidos, se sortearían cuatro pases a camerinos. Pasamos la noche viendo barbaridades lexicográficas en 140 caracteres, ánimos a la Pantoja y “tkm mariagezuuuuuu” incluidos.
  • La voz de Nena Daconte fue calificada por uno de nuestro grupo como “voz de novia coñazo”. Me la imaginaba llamando por teléfono gritando: “¿Donde estas? ¿donde estás? ¿donde estás?”. Una de las canciones la presentó como: “Esta es una canción que habla sobre el amor, un perro y una escavadora” (o algo así) (WTF!). Despues de eso elucubrábamos sobre si la siguiente iba a tratar de un esquimal, un gorilla y un iPod. Que imaginación la de la chiquilla.
  • Presentaron a un tipo (nosequé Feijoo, que me dio por imaginármelo saliendo al escenario con un banjo) como un tío que está buenísimo :-S Esa era su carta de presentación. Colosal. Para rematar, el personaje en medio de la actuación dijo “Que de guapos y guapas hay esta noche por aquí, me vais a hacer la competencia” :-/

Y, por último, los detalles geek:

  • Nunca había visto unas pantallas gigantes con tal resolución. No se como sería el montaje (que bien lejos del escenario me encontraba), pero desde luego es otro mundo. Se veían con una nitidez encomiable.
  • Esas mismas pantallas tenían un desfase entre lo que estaba sonando y lo que se estaba proyectando de unos segundos (al menos dos). ¡Que molesto es ver las imágenes del cantante desfasadas! Un punto bastante negativo a mi modo de ver.
  • Una pantalla alargada central, mostraba contínuamente una franja de la salida de un software que generaba imágenes sincronizadas con la música. Me recordó esta entrada en folksonomy que había leido unos días antes. Me jugaría algo a que se trata de ese software en concreto. No lo puedo asegurar al cien por cien porque no está disponible para linux :(