Dudé por un momento, lo reconozco. ¡Que caros están los juegos de la Wii! De momento tengo unos cuantos juegos de gamecube amáblemente “prestados” por mi hermano. Intentaré aguantar con ellos y no comprar ningún juego hasta que tengan un precio más razonable (o que haya alguno que me haga especialmente tilín y pueda probarlo antes de comprarlo). En vez de gastarme 60 euros en un juego de la Wii, decidí invertir algo menos de 50 en…

Dos clasicazos en DVD, dos cd’s de música (a ese precio sigo comprando bastantes cd’s, siempre que no lleven ningún tipo de protección anticopia) y un libro que llevaba un tiempo buscando. Aquí está el primer capítulo para el que tenga curiosidad. Y sí, como dicen por ahí, la música se muere, el cine está en declive, tenemos que poner un canon en el préstamo de las bibliotecas, todo el que baje algo de internet es un ladrón y bla… bla… bla…

Obviamente, las dos películas y los dos cd’s los tengo desde hace tiempo bajados de internet. Hasta que no los encuentro a un precio que estime razonable no los compro. Y, por supuesto, no compro nada a ciegas sin haberlo probado con anterioridad. Se acabaron los tiempos de comprar un cd con solo un par de canciones aprovechables. Lo único que lamento es no poder probar los dvd’s y dejar de comprar todos aquellos que incluyan anuncios llamándome ladrón, trailers de películas que no se pueden saltar, edición descuidada… etc