Directamente de Un Mundo Perplejo. Meme al canto (al menos este es facilito) ;-) Tres razones para usar linux. ¿Solo tres? Bueno, habrá que intentar resumir pero ¡no prometo nada!

  1. Libertad. Si en linux quiero cambiar cualquier cosa tengo las herramientas necesarias para hacerlo. La mayoría de las aplicaciones disponibles para linux son de código abierto. El código es un documento de texto, escrito en un determinado lenguaje de programación y que, tras un proceso llamado compilación, se convierte en el programa que el ordenador entiende para poder ejecutarlo. Sin este código fuente, solo tendríamos una ristra de unos y ceros incomprensible para el ser humano. Las empresas de software suelen distribuir sólo el ejecutable, haciendo imposible modificaciones por terceros. El hecho de tener el código disponible impica que:
    • Si quiero modificar cualquier aspecto y soy capaz de programar, lo puedo adaptar yo mismo.
    • El código de las aplicaciones está disponible para su estudio. En el caso que incluya código malicioso, puertas traseras, etc, podría ser detectado por cualquier miembro de la comunidad.
    • Si necesito realizar unas modificaciones, pero no tengo la capacidad técnica de hacerlas, siempre puedo pagar a alguien para que lo haga por mi. Puedo buscar además, más personas (empresas) interesadas en dicha modificación para distribuir los costes. ¿Alguien se imagina intentando pedir a Microsoft una adaptación concreta de Explorer o Office?.
    • El negocio del software libre está principalmente orientado al servicio. No se cobra más de una vez por un trabajo (licencias de uso). Realmente me atrae la idea de cobrar por tu trabajo y no por licencias de uso. Desarrollar software es muy caro, pero no tanto como para estar cobrando una licencia de por vida.
  2. El instalar cualquier programa que necesite se reduce a ejecutar un par de comandos de texto o hacer un par de clicks de ratón. Existen repositorios de software que configuras en tu distribución y que te permiten acceder a cantidades ingentes de software (incluso a múltiples alternativas para cada necesidad). Nada comparado al mundo Windows, donde tienes que rebuscar entre shareware, versiones de evaluación, “copias de seguridad” (ejem…) descargadas de internet… etc
  3. Estoy cómodo con linux. Todo es configurable, modificable, sustituible (como, por ejemplo, el escritorio o entorno de ventanas). Puedo trabajar perfectamente con Windows (de hecho, por mi trabajo he de hacerlo), pero no tengo el mismo “feeling”. Esto ya es cosa personal de cada uno.

Y ahora el añadido. Tras intentar durante estos años mostrar a los conocidos las bondades del software libre y tras la experiencia recogida me atrevo a especificar ¿A quien no le recomendaría pasarse a Linux?:

  • A los jugones empedernidos. En Linux hay juegos, pero no esperes poder jugar a las últimas novedades salidas para Windows. Hay alternativas, pero no son los juegos que anuncian en las revistas.
  • A los que usan un software MUY específico. Especialmente software musical, de diseño, cad, etc. Tambien hay varias alternativas en Linux, pero esos programas con los que llevas trabajando tanto tiempo y al que sacas tanto rendimiento probablemente no esté disponible para ejecutar en Linux. Este punto, así como el anterior, parece que se van solucionando. Pero todavía falta bastante tiempo para que se nivele la situación.
  • Quejicas compulsivos ante el cambio o la novedad. Esto da para una entrada entera (me lo apunto), pero resumiría en aquel usuario que lleva usando toda la vida Windows, con sus errores, sus cuelgues… etc; y que cuando cambia de entorno, ante la primera contrariedad empieza a despotricar por el cambio. Como digo ya me explayaré en otra ocasión.

Y queda lo mejor del meme. ¡El rebote! :-)

Quedan oficialmente enmarronados tres usuarios con tres perfiles distintos:

Mario: Linuxero pata negra y que además trabaja con Linux. Otro que empezó en los tiempos del Spectrum.

Darkomen: Linuxero tambien de pro, pero al que llevamos Mario y yo unos cuantos años, así que goza de la “hiperactividad” de la juventud :-D (esa hiperactividad me pilló a mi en los tiempos del Amiga, sin internet ni nada, ¡ya contaré batallitas!). Es increible ver como siempre anda liado trasteando con algo nuevo (y dejando constancia en su blog, para aprovechamiento del visitante).

Maiko: Que se pasó hace unos meses al lado oscuro y ahora va dejando mensajes “publicados desde Ubuntu con Firefox”. Me gustaría saber qué le ha visto al pingüino.