¡Tengo una Wii! ¡Tengo una Wii!

Sin darme tiempo a reaccionar, el sábado pasado sacó Alicia la tarjeta de crédito a traición (ya podían ser todas las traiciones así) y me compró una flamente Wii :-D Supongo que el hecho de haber baboseado un rato delante de la tienda en la que podía leerse el cartel
“Tenemos stock de Wii” tuvo algo que ver. Si es que en el fondo los tíos somos de las cosas más simples que hay en este mundo (después del clip y los huevos fritos con patatas).

Mi primera consola, ¡qué bonito! Al menos ha caido antes de cumplir la treintena. Para alguien que dejó los juegos allá por los tiempos del Amiga es todo un logro reengancharse a este “mundillo” ¿Habeis jugado a algun juego de última generación de la Play2 y similares? ¡No hay forma de controlar eso! ¿¡Cuantos botones caben en un mando!? La cierto es que los de Nintendo lo han clavado desde mi punto de vista. En vez de intentar robar mercado a la Playstation3 y a la XBox360, han preferido reutilizar tecnología de penúltima generación y darle una vuelta de tuerca ¡Y menuda tuerca! Con la tontería del mandito han conseguido que me ponga a dar raquetazos como un bobo delante de la pantalla (que ya es tener mérito).

Como iba diciendo, somos muchos los desenganchados del mundillo de los videojuegos a los que nos ha llamado la atención el aparatillo. Como yo digo “es una consola pa’l pachangueo”. Te vienen los colegas a casa y en vez de sacar el trivial te lias a dar raquetazos en medio del salón. ¡Y casi lo mejor es ver jugar a la gente! Asimismo, estoy convencido que esta consola va a conseguir reunir a varias generaciones delante de la pantalla. Ahora los papis pueden jugar con los nenes… (o al menos ya tienen excusa ;-D) Incluso, aunque parezca mentira, ¡es una consola con la que tu novia tambien quiere jugar!

Del hardware que trae, destacaría el lector de SD Card, los dos puertos USB (conectividad garantizada a casi cualquier cosa) y la WIFI integrada. Esta tecnología nos va a permitir hacer un montón de cosas. Espero continuar en breve explicando como veo este asunto en un futuro más o menos cercano en un artículo que titularé “El modchip y homebrew son mis amigos y la industria es ¡mala! ¡mala! ¡mala!”. Seguimos en breve.