¡Que levante la mano el que no le importe que le digan ladrón en toda su cara! Desde pequeño me ha hecho gracia el asunto de las advertencias de copyright. Recuerdo en las cintas beta, en las que avisaba al comienzo que “no se podía copiar”. Tú mirabas la pantalla, ella te miraba a tí, desviabas la vista al segundo video de la casa, volvías a mirar a la pantalla y le preguntabas: “Papi, eso que dice el video, ¿es que no se puede? ¿o que no se debe? ¡Porque si le doy al otro vídeo se graba la mar de bien!”.

La cosa ha ido degenerando hasta el punto en que, antes de la proyección de una película en el cine, te invitan a que si ves a algún degenerado con una cámara, te pongas en pie gritando para poder hacer escarnio público de semejante atrocidad. Tambien es digno de echarse unas risas, por qué no. La primera vez que me encontré con dicho aviso (¿petición o amenaza?) en una sala, nos partimos el pecho cuando se escuchó una voz anónima enunciando “¿Este anuncio saldrá tambien en el divx?”. ¡Bah! Tonterías de una industria moribunda (con el visto bueno y la subvención del Gobierno, que esa es otra).

El problema es que se está llegando ya a absurdos por los que te entran ganas de tener delante a uno de esos super-jefazos video-disco-gráficos y decirle cuatro obviedades. Veamos, me gasto un pastizal en una película en DVD. Ahora resulta que nada más ponerla me sale un anuncio que me acusa de pirata y me previene de cometer una ristra de actividades que “podrían ser constitutivas de delito” ¡Y no lo puedo pasar! Cada vez que quiera ver la película me tengo que tragar ese trozo de propaganda pura y dura… :-S Si en lugar de comprar el DVD, me lo bajo de internet, tendré un trozo de plástico idéntico al original (excepto por la serigrafía), con la misma calidad y sin el anuncio de marras. ¿Por qué están empeñados en venderme un producto defectuoso? (aunque para defectuosos ya tenemos los cd’s de música que no funcionan en según qué reproductores).

Total, una locura. Y que quede bien claro (por enésima vez :-D): En este pais existe una cosa magnífica llamada “derecho de copia privada” gracias a la cual puedo bajar toda la música y video que quiera de la red para uso particular de forma perfectamente legal.

Con respecto al tema de la entrada, leía el otro día un artículo de David Bravo con un final impagable ¡no se lo pierdan!