Que tenga tanta paz como la que deja.

Aún recuerdo la pechá de reir que me dí el día que a robotito le instalaron los asistentes de office.