Estuve un rato decidiendo entre comérmelo o subastarlo en eBay. Al final, el hambre pudo conmigo :-)