Que envidia macho, un disgusto menos cada fin de semana…

Carlitos, al enterarse que no me gustaba el fútbol