Un vicio que me ha contagiado Alicia es ¡la comida india! Tal y como yo le digo… ha creado un monstruo. A ella le encanta y me llevó una vez a un hindú en Estepona y ¡vaya comida! En un principio, a todo el mundo le suena que la comida india debe ser muy picante, nada más lejos de la realidad. Aunque algunas salsas (según me cuentan, que a mi me da miedo probarlas) pican a rabiar, la mayoría están hechas a base de yogur, nata, coco, especias de todo tipo… etc, así que si se sabe escoger bien suele ser una comida bastante suave (que no ligera).

Ahora tengo el mono, porque parece ser que todos los indios de la zona donde vive Alicia se han ido de vacaciones navideñas a su tierra y, para aprovechar el viaje, alargan la estancia hasta finales de febrero. Solo me queda comprobar si uno de los tres cercanos sigue abierto, pero me niego a acercarme porque les llevo haciendo boicot desde hace algo más de un año (no nos quisieron atender un sábado por la noche ni el domingo siguiente por la mañana) y la carne es débil.

Como en la zona de Málaga hay mucho guiri (de hecho hay tantos restaurantes indios por la cantidad de ingleses que viven por la zona) los supermercados están bien provistos de comida “exótica”. En el Hipersol, por ejemplo, hay varias salsas típicas indias (aunque no lleguen a la calidad de las que ponen en los restaurantes pero ¡oye! ¡que el mono es el mono!) Si a eso añadimos pan de pita y arroz basmati ¡tenemos sucedaneo de indio! Pues bien, eso tocó ayer domingo para almorzar y, a parte de mancharme la sudadera del chándal, la cosa salió bastante bien. Eso sí, la pinta que tenía el mejunje al echar la salsa era tal que así… :-S

Supuestamente había que hacerlo con cordero (las salsas indias se acompañan con cordero (lamb), pollo (chiken) o gambas (prawn)), pero lo sustituimos por pollo, que suele ser con lo que lo tomamos :-) ¡Ah! Esta salsa en concreto se llama Rogan Josh y junto con el Korma y el Tikka Masala (sobre todo esta última) son mis favoritas.

Se me olvidaba decir que esta comida se suele acompañar con un pan típico denominado Nan, y el arroz, que en este caso es de la variedad Pilau. Ambos dos de muuuchos tipos (especialmente recomendable el Pashwari Nan, con sabor a diversos frutos secos… mmmmm).

Y nada más, me largo a cenar (aunque sea una sopita anti-frio) que se me ha hecho la boca agua.