Siguiendo con la reflexión de ayer. Parece que sí que se van notando los efectos de la nueva ley (al contrario de lo que me parecía).

En primer lugar, he comprado un bonobús en una gasolinera y habían eliminado la estantería dedicada al tabaco. La verdad es que es un tema que ni me va ni me viene, donde comprar tabaco, pero eliminan un punto de venta que estaba abierto las 24h. Es un tema extraño, puesto que estamos hablando de un producto totalmente legal. El único caso que se me ocurre medio justificable es el de la venta de alcohol en las estaciones de servicio en carretera. Polémico tema.
En las dos cafeterías en las que he tomado café hoy (mis dos habituales) ¡han eliminado el tabaco! En una han dejado una pequeña zona reservada para los fumadores (y aislada del resto) y en la otra lo han eliminado totalmente. Lo siento por los fumadores (aunque seguro que la mayoría de los bares permiten fumar) pero es un gusto poder tomarme mi tostada a las 7:50 a.m. sin que me eche el humo el de al lado.

En cuanto a mi oficina, solo fuma una persona que siempre ha salido a la calle a fumar (que está a un metro de distancia) :-) Y en el cliente con el que trabajamos la mayor parte de la plantilla está apurando los días de asuntos propios que les quedan hasta el lunes que viene, así que todo queda por ver en este terreno (vamos, que no he visto ningún grupo de gente en la puerta fumando) ¡Seguiremos informando!