Puffff… realmente estoy perdido… ¡y no es culpa mía! Desde el jueves no toco los libros pero es que… ¡estoy inmerso en la vorágine de los almuerzos navideños! Ya llevo dos (uno el sábado y otro ayer lunes). Mañana es el próximo, así que todas las sesiones de gimnasio de agosto a noviembre tiradas a la basura en un par de semanas ¡que bien! :-) Por lo menos mi estómago lo está soportando bastante bien, aunque como la cosa siga a este ritmo, en un par de días voy a tener que rendirme a la evidencia y saltar al siguiente agujerito del cinturón. Es que no se como lo hago, que cada vez que adelgazo algo, a los pocos meses estoy más gordo que al principio xDDDDD Es el famoso efecto rebote pero a lo bestia (cada vez más bestia) Calculo yo que a los 50 años, si sigo en la misma tendencia estaré por los 300 o 400 kilos xDDDDDDD Pero bueno, como se dice en estas fechas (delante de la mesa) ¡que me quiten lo bailao!